El Trabajo

Una de las motivaciones por muchas personas para migrar a la ciudad son las oportunidades para trabajar que ofrecen las ciudades grandes.  El caso de Lima es un ejemplo de este “factor atractivo” de la migración.  Empezando en los años 40, los migrantes a Lima de la sierra trabajaban en todos tipos de trabajo –  de obreros y vendedores en las calles a empleados en casa o en empresas grandes.  Según Max Meneses Rivas en su libro La Utopia Urbana, “los pobladores se desempeñan como asalariados de grandes, medianas, y pequeñas empresas, trabajadores en pequeños talleres, vendedores ambulantes en las zonas comerciales de las zonas comerciales de Lima” (1998 79).   Aunque existen trabajos más comunes para los provincianos, también es verdad que hay provincianos que trabajan en todas partes de la economía limeña, y muchos logran conseguir trabajo mejor de lo que había en la sierra.

El caso del trabajo de Margarita es un buen ejemplo del trabajo típico para una mujer migrante de la sierra.  Por muchos años, Margarita trabajaba en la casa de una familia en Lima como una empleada.  Sus responsabilidades principales eran limpiar la casa y cocinar para la familia.  Este tipo de trabajo era tan popular para las mujeres porque no requiere ningún tipo de preparación anterior y las mujeres pueden empezar desde un edad muy joven, antes de los dieciocho años.  Como mencionan Degregori, Blondet y Lynch, “las trabajadoras se encuentran a merced de los patrones y su calidad de vida dependerá en buena parte del azar” (1986, 89).  Se puede ver la realidad de esto en el testimonio de Margarita, porque cuando trabajaba por su tía, una mujer severa y exigente, no estaba contenta con su situación, pero cuando cambió de posición y empezó a trabajar para una familia mucho más simpática, volvió a estar contenta y satisfecha.

Los trabajos de Severo presentan ejemplos de cómo el trabajo está cambiando para los provincianos en Lima.  Actualmente, él trabaja por Sandvik, una empresa multinacional que fabrica materiales para empresas de construcción y minería.  Severo empezó en Sandvik como obrero hace quince años, pero a través de su dedicación y buen trabajo, ganó una posición mejor como un jefe en un sector pequeño de la empresa. Este hecho de trabajar como profesional se ha hecho más común para los provincianos – hoy en día los provincianos se han integrado en todas tipos de trabajos en Lima, no solamente los trabajos de obrero o vendedor.  Allí en su trabajo, Severo dice que el hecho de que es provinciano no es importante.

Severo en su oficina en Sandvik

Severo con sus colegas del trabajo

“En Sandvik trabaja gente profesional.  Están adelantados, entonces trabajan con una misión, objetivo, siempre estás en una reunión.  No veo que (ser provinciano) tenga nada que ver”.

Aunque Severo trabaja mucho – seis días cada semana – está contento con su posición, especialmente porque le da una manera para avanzar a su familia.

“Aprendí (como trabjar) por una necesidad económica.  Hay que ayudar salir adelante los hijos de la familia.  Si uno no tiene dinero se queda donde estás, pero si tú tratas de luchar, de ganar más dinero, vas a salir mejor”

Severo también tiene otro trabajo – una empresa de guantes y mandiles que él mismo fundó y dirige.  Es una empresa pequeña que se ubica en la casa de Severo, pero todavía está en la primera etapa de desarrollo.  El sobrino de Severo es el obrero, y se sienta todo el día en un escritorio con una máquina de coser, haciendo todos los guantes de mano.  Severo hace todos los contactos con los compradores, y Margarita les trae el producto final.  Severo está en el proceso de hacer una página de Internet para la empresa.  Esta empresa es muy importante para Severo porque es completamente suyo y él es el director – no tiene que trabajar en una posición inferior a otras personas.  Esta empresa representa otro paso en la situación de trabajo de los provincianos en Lima porque Severo es el jefe de una empresa, por pequeña que sea, y no reporta a ninguna otra persona.  Él tiene planes grandes para el futuro de su empresa y le gustaría dedicar cien por ciento de su tiempo a su desarrollo, pero tiene mucha responsabilidad todavía en Sandvik que no puede dejar.  Sin embargo, está tomando los primeros pasos para ganar dinero para sí mismo y avanzar su vida lo más que sea posible.

El comienzo de la empresa de Severo. Su sobrina está cosiendo guantes en su casa en Los Olivos

 

One Response to “El Trabajo”

  1. La Historia de Severo « El Provinciano Says:

    […] ha subido en su posición y ahora es el dirigente de una parte de la empresa.  También tiene su propio empresa que está empezando en su casa con el apoyo de su […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: